Rio de Janeiro

Conocida como Ciudad Maravillosa, Río de Janeiro posee atracciones que dan a la ciudad fama internacional. ¿Quién no oyó hablar nunca del carnaval carioca, la más impresionante fiesta popular del mundo? ¿O del Pão de Açúcar y de la estatua del Cristo Redentor? ¿O de las hermosas playas de Ipanema y Copacabana, que inspiraron a músicos del mundo entero? ¿O, también, del Parque Nacional de la Tijuca – la mayor reserva natural en una región urbana del País? Río de Janeiro es todo eso. Y mucho más.

 

La ciudad fue sede del Gobierno Federal hasta 1960 – cuando Brasília, actual capital del País, fue inaugurada. Debido a esa concentración de poder, sus trazos arquitectónicos exhiben construcciones suntuosas e imponentes – que abrigaban a la nobleza y a las figuras importantes de aquellos tiempos. Como su clima es cálido y agradable todo el tiempo, Río de Janeiro no depende de las estaciones del año para atraer visitantes. Sus atracciones pueden ser apreciadas en cualquier época.

 

Rio de Janeiro Sugerencias Turísticas

 

Cristo Redentor – Río de Janeiro:

Más que una tarjeta postal, el Cristo Redentor fue merecidamente electo por los habitantes de la ciudad como “La Maravilla de Río de Janeiro”. De lo alto de sus 38 m – y de los 710 m del Morro do Corcovado – el Cristo es la imagen de la fe y de la simpatía del pueblo carioca y brasileño. El monumento – que completó 70 años en el año 2001 – fue inaugurado el 12 de octubre de 1931, día de Nossa Senhora. Ascensores y escaleras mecánicas llevan a los visitantes hasta la base de la estatua, que pesa 1.145 toneladas. La subida por el trencito dura cerca de 20 minutos y es hecha por el Ferrocarril del Corcovado – inaugurado por D. Pedro II en 1884.

 

El acceso de automóvil fue autorizado, pero cada ocupante del vehículo tiene que pagar una pequeña tasa en el puesto de Ibama, en las Paineiras. Otra opción es estacionar en ese punto, para evitar los congestionamientos, y completar el trayecto caminando alrededor de 3 km – o pagar, viajando en una de las vans autorizadas. El acceso es realizado por la calle Cosme Velho. El tren funciona diariamente, de las 8:30 h a las 18 h.

 

Bondinho del Pão de Açúcar – Río de Janeiro:

Idealizado en 1908, por el ingeniero brasilero Augusto Ferreira Ramos, e inaugurado el 27 de octubre de 1912, el bondinho del Pão de Açúcar completó 90 años en 2002. Primer teleférico instalado en Brasil y tercero en el mundo, es uno de los más importantes íconos del turismo carioca, tornándose una de las principales marcas registradas de la ciudad de Río de Janeiro. Desde su inauguración, el teleférico ya transportó más de 31 millones de turistas. En los meses de alta temporada, la frecuencia diaria llega a tres mil personas. El acceso se hace por la Avenida Pasteur, 520, barrio de la Urca.

 

Estadio de Maracanã – Río de Janeiro:

Considerado por muchos amantes del fútbol el “Templo de los Dioses”, es uno de los mayores estadios del mundo. Fue construido en 1950 para ser la sede de la Copa del Mundo, y proyectado para recibir 166.369 personas. Hoy, después de algunas reformas, admite un público de 114.145. El acceso es hecho por la calle Professor Eurico Rabelo, portón 16. Está siendo reformado nuevamente, ahora para recibir a las competiciones de los Juegos Panamericanos de 2007.

 

Playas de Río de Janeiro

Playa de Ipanema – Río de Janeiro:

Es, sin duda, un famoso punto de encuentro de Río de Janeiro y una de las playas más renombradas de la ciudad. Tiene canchas de fútbol y voleibol, equipamientos de gimnasia y, en cada puesto de salvavidas, hay sanitarios y duchas para los bañistas que quieren sacarse la sal del cuerpo. Es escenario de acontecimientos como el Campeonato Mundial de Voleibol de Playa.

 

Playa de Copacabana – Río de Janeiro:

Repleta de bares, es mucho buscada para beber una cerveza en el fin de tarde. La ancha faja de arena se extiende de la Avenida Princesa Isabel hasta el fuerte de Copacabana. Es en Copacabana que ocurre una de las más famosas fiestas de Reveillon del país, con espectáculos pirotécnicos y shows musicales gratuitos.

 

Playa de Leblon – Río de Janeiro:

Playa tranquila, con buena estructura para práctica de deportes y una pista para bicicletas. Tiene 1,3 km de extensión y esta separada de Ipanema por el Jardín de Alá – canal que une la Lagoa Rodrigo de Freitas al mar.

 

Prainha – Río de Janeiro:

Playa pequeña con olas fuertes, es una de las preferidas para la práctica del surf. Los morros a su alrededor todavía están cubiertos por la rica Floresta Atlántica.

 

Grumari – Río de Janeiro:

Área de preservación ambiental, con rocas y con mar muy fuerte. El extremo izquierdo de Grumari es conocido como Abricó.

 

Arpoador – Río de Janeiro:

Queda entre el Fuerte de Copacabana y la calle Francisco Otaviano con la Avenida Vieira Souto. Es famosa por la piedra que invade el mar separando la Playa de Copacabana y del Diabo, de las playas de Ipanema y de Leblon. De allí encima se puede tener una de las vistas más bonitas de Río de Janeiro, con el morro Dois Irmãos al fondo. Es muy buscada por los practicantes de surf.

 

Playa do Pepino – Río de Janeiro:

Con olas fuertes, la Playa do Pepino es local de aterrizaje de las Alas Delta que despegan de la Pedra da Gávea.

 

Barra de Guaratiba – Río de Janeiro:

Urbanizada, va del trecho del litoral próximo a la Restinga da Marambaia. De allí salen sendas que llevan a playas desiertas, como las del Inferno, Perigoso y del Meio. Ofrece caminatas guiadas.

 

Playa de Barra da Tijuca

Larga y urbanizada, tiene olas fuertes con algunos trechos peligrosos y no aconsejables para baños. Muy buscada para la práctica del surf.

 

Playa de Pepe – Río de Janeiro:

Trecho de playa de la Barra da Tijuca frente a la calle Noel Nutels, muy frecuentada por los jóvenes. El nombre presta homenaje al campeón de vuelo libre Pedro Paulo Carneiro Lopes, Pepê – muerto en un accidente en 1991.

 

Playa de Botafogo – Río de Janeiro:

Playa urbana, aunque muy contaminada. Proporciona linda vista del Corcovado y del Pão de Açúcar.

 

Playa do Flamengo – Río de Janeiro:

Tiene mar calmo, pero también con aguas contaminadas. El paisaje incluye barcos de la Marina de la Glória.

 

Lagoa Rodrigo de Freitas – Río de Janeiro:

Rodeada por los más renombrados barrios cariocas – Lagoa, Ipanema, Leblon, Gávea y Jardim Botânico -, encuadrada por montañas y abrazada por el Cristo Redentor, la Lagoa Rodrigo de Freitas se transformó en punto de encuentro tanto para los cariocas como para los visitantes. Unida al mar por el canal del Jardim de Alá, su margen abriga parques, canchas de deportes, ringue de patinaje, helipuerto, pistas para caminadas, corrida y bicicletas, pedalitos y un centro gastronómico distribuido por kioscos que ofrecen desde comida alemana a japonesa – además de la música en vivo a partir del anochecer. Anexo queda el Parque da Catacumba, que expone al aire libre 30 esculturas de artistas brasileños y extranjeros.

 

Fuerte de Copacabana – Río de Janeiro:

Construido en 1914, con el objetivo de reforzar la defensa de la Bahía de Guanabara, el Fuerte de Copacabana fue escenario del Movimiento Tenientista de 1922. Ofrece a sus visitantes muchas curiosidades históricas y también una filial de la famosa Confitería Colombo. El acervo de armas, objetos y paineles forman el Museo Histórico del Ejército. Queda en la Plaza Cel. Eugênio Franco, 1, barrio de Copacabana. Abre para visita de martes a domingo, de las 10h a las 20h.

 

Iglesia Nuestra Señora de la Candelária – Río de Janeiro:

Localizada en el centro financiero de la ciudad, en una área rica en espacios culturales, la Iglesia de la Candelária impresiona por su imponencia. Construida en el siglo XVIII, tiene diseño en cruz latina, revestimiento interior en mármol, fachada en piedra labrada, puertas trabajadas en bronce y toda su historia pintada en los murales en el interior. Es una de las más bellas iglesias de todo Río de Janeiro. Queda en la Plaza Pio X, barrio: Centro. Funciona diariamente: de lunes a viernes, de las 7,30h a las 16h, los sábados, de las 9h a las12h y los domingos, de las 9h a las 13h.

 

Parque Nacional da Tijuca – Río de Janeiro:

Pasear por las sinuosas carreteras y visitar las atracciones es programa para un día entero. La mayor reserva natural en región urbana del país, el Parque queda a 20 km del centro de la ciudad. Se divide en tres núcleos – Floresta de la Tijuca, Serra da Carioca y Pedra da Gávea/Pedra Bonita. La flora fue devastada a fin del siglo XIX para dar lugar a plantaciones de café. La reforestación trajo especies de la Floresta Atlántica como ipês, jequitibás, jacarandás y sapucaias.

 

En el núcleo de la Serra da Carioca, además del Corcovado, las atracciones son los miradores Dona Marta, Vista Chinesa y Mesa do Imperador. En la Floresta de la Tijuca hay sendas, la Cascatinha do Taunay, la Capilla Mayrink, el Museo del Açude y el Açude da Solidão. En dos domingos del mes, la administración del Parque ofrece paseos gratuitos guiados. En 2004, el Parque incorporó nuevas áreas, incluyendo el Parque Lage y la región conocida como Covanca-Pretos Forros, con 4,4 millones de metros cuadrados, pero en donde la visita no es permitida.

 

Confitería Colombo – Río de Janeiro:

Fundada en 1894, la Confitería es un símbolo de la opulencia de la alta sociedad carioca del final del siglo XIX y comienzo del siglo XX. Conserva el encanto de aquella época con sus espejos de cristal belga, las sillas de esterilla y los ricos entalles de madera. Tiene servicio de té de lunes a viernes, de las 17h a las 19h. Queda en la calle Gonçalves Dias, 32/36, barrio: Centro. Abre de lunes a viernes, de las 9h a las 20h, y los sábados, de las 9h a las 17h.

 

Copacabana Palace – Río de Janeiro:

Registrado por el Patrimonio Histórico (IPHAN), fue uno de los primeros hoteles a ser construido junto al mar en la ciudad. Inaugurado en 1923, el Copacabana Palace refleja fielmente la influencia cultural europea de aquella época con un estilo refinado de hospedaje. Acabó transformándose en un símbolo de Río de Janeiro, siendo el preferido de artistas, políticos, ejecutivos y personalidades internacionales. Queda en el barrio de Copacabana.

 

Palácio del Catete – Museo de la República – Río de Janeiro:

Abrigo del Museo de la República y sede del poder republicano entre los años de 1897 y 1960, el Palacio del Catete tiene arquitectura neoclásica, con fachada revestida de granito y mármol rosa y portales encuadrados por mármol blanco. Por allí pasaron 18 Presidentes de la República y ocurrieron algunos de los más importantes acontecimientos de toda la historia del país – como las decisiones de participación de Brasil en dos grandes guerras mundiales y el suicidio del Presidente Getúlio Vargas. Transformado en museo después de la mudanza de la Capital Federal para Brasília, el local ofrece una intensa agenda cultural y cuenta también con librería, bar, restaurante, comercio de variedades y un bello jardín. Localizado en la calle del Catete, 153, barrio Catete, el Museo funciona de martes a viernes, de las 12h a las 17h, y los sábados, domingos y feriados, de las 14h a las 18h.

 

Museo de Arte Moderna – Río de Janeiro:

Inaugurado en 1958, el Museo de Arte Moderna (MAM) tiene localización privilegiada y mucha historia para contar. Abriga un acervo de cuatro mil obras. Exhibe rotativamente la colección de Gilberto Chateaubriand – con cuadros de Anita Malfatti, Tarsila do Amaral, Lasar Segall, Di Cavalcanti y Portinari. Los jardines proyectados por Burle Marx pasaron por una restauración en 2004. Tiene también cinemateca, biblioteca y librería. Queda en la Avenida D.Henrique, barrio Parque do Flamengo. Funciona de martes a domingo: durante la semana, de las 12h a las 17,30h; los sábados y domingos, de las 12h a las 19h.

 

Museo Histórico Nacional – Río de Janeiro:

El conjunto arquitectónico se convirtió en museo en 1922, en el Gobierno de Epitácio Pessoa, y posee un acervo de valor inestimable con 275 mil piezas, entre cuadros, armas, carruajes, muebles y raridades – como la pluma usada por la Princesa Isabel para la firma de la Ley Áurea, que abolió la esclavitud en Brasil. El Museo ocupa un área de 18 mil m² y está instalado en tres edificios distintos, construidos en diferentes épocas: la Casa del Tren, de 1762; el Arsenal Real, de 1822; y el Anexo para los cuarteles, de 1835. Queda en la Plaza Mal. Âncora, barrio: Centro. Recibe visitantes de martes a viernes, de las 10h a las 17h, y los sábados y domingos, de las 14h a las 18h. Los domingos, el paseo es gratuito.

 

Sambódromo – Río de Janeiro:

Lugar donde se realiza todos los años la Parada de las Escuelas de Samba del Carnaval carioca, es una fiesta que reune emociones, creatividad, plasticidad, colores, sonidos y mucha fantasia. La pasarela Profesor Darcy Ribeiro está ubicada en Marquês de Sapucaí, en Ciudad Nueva. El inicio de la pasarela se funde com la Avenida Presidente Vargas, cerca de la Plaza Onze y su final es en la Calle Frei Canea. Para saber la mejor manera de ir al Sambódromo en Carnaval y asistir al desfile es saber la localización del sector para donde su ingresio fue comprado. Hay tiendas y cafeterías en todos los sectores, con varios itens de alimentación disponibles.

 

Salón de Baile Estudantina – Río de Janeiro:

La Gafieira Estudantina abrió sus puertas en 1932. Había sido diseñada como una alternativa a los antiguos salones de baile de los años 30. En la actualidad ha pasado un show de danza que, con su variedad de estilos y ritmos, ha contribuido a popularizar los bailes de salón. La Gafieira Estudantina es un punto de encuentro de artistas, cantantes y compositores, al tiempo que atrae a los visitantes que conocen de su fama por las guías de turismo que se publican en diversos países. Con capacidad para 1.500 personas qui ocupan sus salones los jueves, viernes y sábados.

 

Parque Nacional de Sierra de Bocaina – Río de Janeiro:

El Parque Nacional de Sierra de Bocaina integra la Sierra de Mar y está localizado entre el valle del Río Paraíba del Sur, el norte del litoral del estado de Sao Paulo y el sur del estado de Río de Janeiro, a aproximadamente 200 km de la ciudad de Río de Janeiro y proximo a Paraty. Su relieve montañoso cuenta con varios afloramientos rocosos. El principal Río es el Mambucaba, que nace a 1.800 m de altitud. El tipo de paisaje cambia conforme a la altitud. En las laderas más bajas, que miran hacia el Océano Atlántico, la Mata Atlántica domina el terreno. Son comunes las especies de massaranduba, cedro, angelín, pitanga, canela, manacá-da-serra, palmito juçara, murici y numerosos helechos, orquídeas y bromelias. En las partes más altas de la sierra aparecen araucarias y pinos del cerro. En mayores altitudes, la vegetación se vuelve más baja y surgen los campos de altitud, en medio de rocas que afloran a la superficie. El clima de la región es cálido y muy umedo. La temperatura media anual es de 23º C, pero puede llegar a 0º durante los meses más frios – entre junio y julio.

 

Camino del Ouro – Río de Janeiro:

Es una de las principales atracciones del parque. El trayecto se recorre durante dos o tres días, entre campamento y caminatas. El camino que lleva a la Vila de Mambucaba, en el litoral, era uno de los recorridos de los ganaderos que llevaban oro proveniente de Minas Gerais para el puerto de Parati, en Río de Janeiro. El camino moderado, de 63 Km., cruza las cascadas de San Isidro, de Posses y de Veado. Durante el trayecto, se puede pisar sobre el histórico camino de piedras irregulares, construido por esclavos en el siglo XIX y por donde las mulas pasaban transportando el precioso metal. En varios puntos también hay bellas fincas, trechos de mata, puentes y bananeros.

 

Cascada de Posses – Río de Janeiro:

Queda a 7km de la entrada del parque. Se puede acceder a pie o en vehículo doble tracción. Tiene 30 m de altura. Allí es un buen lugar para acampar durante la travesía del Camino del Oro.

 

Cascada de Veado – Río de Janeiro

Es considerada una de las más preferidas de la Sierra de Bocaina. Al estar muy distante de la entrada principal, generalmente la visita quien realiza el Camino del Oro. Las dos caídas que forman las cascadas se desploman de 200 m de altura. Por allí se pasa al segundo día del Camino, y los baños son permitidos. El lugar alrededor de la cascada también es muy bonito e ideal para acampar.

 

 Principales Eventos de Rio de Janeiro

 

Reveillon de Río de Janeiro

En la ciudad de Río de Janeiro, la conmemoración del pasaje de año abarca a la ciudad por entero. Habitantes y visitantes confraternizan contagiados por la misma euforia: la de estar en Río. La fiesta, una de las más conocidas del mundo, ocurre en la famosa playa de Copacabana, reuniendo millares de personas que desean disfrutar con los shows musicales y los fuegos de artificio – cada año más exuberantes.

 

Carnaval de Río de janeiro

Explosión general de alegría carioca. Una fiesta que reúne emociones, creatividad, plasticidad, colores, sonidos y mucha fantasía. Es la mayor manifestación popular del mundo. Registro único de la mezcla que forma la cultura brasilera.

 

Juegos Olímpicos de 2016

La ciudad de Río de Janeiro será la sede de los Juegos Olímpicos de 2016. La victoria de Río fue conmemorada no solamente por el deporte brasileño, sino también por los órganos de turismo de la ciudad, que aguardan millares de nuevos turistas y visitantes durante el acontecimiento.